Debes introducir, al menos, tres caracteres
0

Inteligencia Artificial, IOT, y Data Mining: Una nueva perspectiva jurídica de la Teoría del Mosaico

Inteligencia Artificial, IOT, y Data Mining: Una nueva perspectiva jurídica de la Teoría del Mosaico
Aparición: 30/06/2021
(2)
273 descargas
  • Te ofrecemos un eBook sobre la Inteligencia Artificial, IOT y Data Mining, y su integración en el ordenamiento jurídico europeo.
  • En este trabajo realizado por Javier Antonio Nisa Ávila, podrás encontrar, entre otras cuestiones, información relacionada con:
    . Inteligencia Artificial, IOT y Data Mining.
    . Privacidad en redes sociales y Data Mining
    . Análisis jurídico de la explotación de datos de las aplicaciones móviles.
    . Errores sistémicos del actual sistema de protección de datos europeo.
    . Etc.
  • Además te damos la opción de probar gratis Sibila. El primer analista documental jurídico con inteligencia artificial que te permite realizar tus búsquedas y hacer más fácil tus escritos o demandas.
Introduce tus datos para obtener el ebook

Más sobre Inteligencia Artificial, IOT, y Data Mining: Una nueva perspectiva jurídica de la Teoría del Mosaico

EXTRACTO

ERRORES CONCEPTUALES RESPECTO A LA LEGISLACIÓN PROTECTORA DE DATOS Y LA REALIDAD TECNOLÓGICA DEL METADATO.

Las normas que pueden regular los metadatos es evidente que son inexistentes y la única regulación posible es por una interpretación basada en comparaciones inferidas del posible doble significado de la norma. Pero con todo y con eso el resultado es simplemente circunstancial y no regula jurídicamente ningún aspecto del uso, captación o generación de los metadatos.

Para comenzar el análisis del panorama actual de la norma respecto al uso de los metadatos por parte de las redes sociales y aplicaciones similares, indicar que lo que sucede con los metadatos en el ámbito indicado es extensivo a cualquier ámbito tecnológico que genere archivos o tráfico de datos entre un individuo y un tercero receptor de dichos datos. Si cogemos la normativa europea actual y la interpretamos bajo un argumentario jurídico interpretativo teológico, que pretenda amoldar a la situación necesaria el contenido actual de la norma según la presunta intención que realmente perseguía el legislador, podríamos llegar a aplicar algunos conceptos de la norma a posibles casuísticas problemáticas derivadas del uso de metadatos por terceros. No obstante una aplicación jurídica para el caso de los metadatos basado en una interpretación teleológica es peligroso para los derechos de los ciudadanos (Mantilla Espinosa, 2009).

Asimismo tenemos que entender que el derecho desde un punto de vista egológico intenta analizar el supuesto de hecho como un conjunto de contenidos derivados de una experiencia concreta. Por ello si entendemos que la norma actual sobre protección de datos deriva como consecuencia de un pensamiento y objetivo basado en un conocimiento que requiere una comprensión derivada de una influencia social y cultural para alcanzar un pensamiento normativo, estaríamos intentando rellenar una laguna legal sin una cobertura que otorgue una seguridad jurídica mínima.

Por esto, precisamente, la teorización jurídica aplicada a un cambio profundo, en referencia a una norma jurídica, deja de tener una lógica para un procedimiento racional como es una regulación concreta. Tenemos que tener en cuenta que una experiencia concreta del derecho conlleva para su trasposición a una norma, una complejidad gnoseológica de carácter existencial y de caliz valorativo (Pisi de Catalini, 1991).

Teniendo en cuenta todo lo anterior, una interpretación extensiva de una norma se usa para un caso concreto vinculado a las bases de la misma y su origen. Pero no de forma tan amplia que pueda perder tanto su capacidad protectora como falta de eficiencia en su pretensión social de vertebración. La imprecisión jurídica conlleva desprotección social.

Tras entender que no es posible aplicar una norma a un campo de aplicación jurídico diferente a su campo de concepción, pasamos a desglosar las actuales deficiencias normativas respecto a la regulación jurídica de los metadatos.

Para ello, en primer lugar, debemos de diferenciar entre recoger datos y generar datos. La normativa está regulando en todo momento la protección derivada de la recogida de datos de un individuo, pero no la generación de datos por terceros vinculados a la figura de un individuo. La diferencia jurídica es sustancial, pues supone un vacío jurídico que está suponiendo un menoscabo hacia la privacidad de la ciudadanía a través de los metadatos. La posible consideración de que sean consustanciales ambos conceptos de recogida y generación, no es así. La primera diferencia es que la recogida es voluntaria y consciente, teniendo conocimiento directo el individuo de que tipos de datos van a ser recogidos. Sin embargo la generación de datos no tiene por qué ser consciente el individuo de qué tipo de datos concretos se generan, sino únicamente aportar su voluntariedad de consentimiento sobre la generación y recepción de ciertos datos que no aporta él directamente, sino indirectamente con diversas acciones a través de metadatos.

La diferencia es desde el punto de vista jurídico crucial, sobre todo cuando no existe como hemos visto regulación alguna sobre los metadatos en ninguna legislación ni directa ni indirectamente haciendo referencia a tal significante. Las únicas referencias indirectas bajo interpretación extensiva, como ya hemos indicado anteriormente, puede ser por la definición conceptual del RGPD de “Datos Personales”. El acogimiento dentro del concepto “Datos Personales” de ciertos datos que se podrían recabar como metadatos, no es suficiente para dar cobertura extendida a todo lo que se recabe a través de los mismos. La diferencia no es sólo como herramienta de recaptación o generación de datos a través de metadatos, sino del contenido propio de dichos datos y su génesis vinculada hacia la propia normativa protectora como pilar jurídico en el que se basa la privacidad.

La falta de adaptación de la norma no es que sólo sea evidente, es una gran deficiencia respecto a las necesidades actuales que se generan alrededor del individuo respecto a las nuevas tecnologías. La norma actualmente no regula nada sobre los elementos “Meta” como unidad básica de gestión hacia los nuevos peligros sobre la privacidad que está emergiendo. Por otro lado, la norma carece de un apartado técnico que se vincule con las nuevas tecnologías de la información y comunicación que llevan años entre nosotros. La inexistencia de un glosario técnico que indique por lo menos ciertas nociones de protección en dichos nuevos campos es un gran déficit protector hacia los ciudadanos y su derecho a la privacidad. El envío automático de datos privados, bien sean por generación o recaptación, debido a los metadatos es una vía de conocimiento de la privacidad de un ciudadano con capacidad de ser ejecutada sin descanso 24 horas diarias.

El supuesto de hecho en el que a través de una prestación de servicios mediante un contrato, se pueda monitorizar 24 horas diarias a un ciudadano que pacta eso en un contrato, no implica que todo lo que voluntariamente se contrate sea lícito. La licitud de un contrato con un vicio de consentimiento derivado de una inexistencia normativa y una falta de transparencia del tratador de los datos es un riesgo que no podemos asumir como colateral a las nuevas tecnologías.

Asimismo la norma tampoco regula la necesidad de una autorización previa a la recaptación o generación de datos por parte de las aplicaciones. La implantación de una autorización previa por parte de una entidad supervisora permitiría al usuario conocer de forma más clara y transparente que metadatos suyos se van a generar y con qué finalidad. Actualmente sólo existe un pliego informativo, que es obligatorio tener, pero es meramente informativo y muy complejo para los usuarios. La inexistencia abrumadora de regulación, es un error que nos está avocando a un tráfico de datos privados de dimensiones inimaginables.


ÍNDICE

Autor

Prólogo

Inteligencia Artificial, IOT y Data Mining: Integración en el ordenamiento jurídico europeo y de sus estados miembros

Origen jurídico histórico de la protección de datos: evolución de las diferentes teorías jurídicas que la han protegido

Privacidad en redes sociales y Data Mining: retos jurídicos frente a los “datos fantasma”

Inteligencia Artificial e IOT: Ejercicio de derecho comparado entre Estados Unidos y Europa respecto a la explotación de datos privados y públicos

Errores sistémicos del actual sistema de protección de datos europeo y de sus países miembros respecto al Internet Of Things (IOT) y el Internet Robot of Things (IORT)

Nuevas perspectivas teóricas sobre protección de datos: La Theory Modular Data Privacy

BCR (Binding Corporate Rules) en el contexto de la Privacy Shield y la Standard Contractual Clauses (SCCs): Análisis jurisprudencial del caso Schrems II (C-3111/18) que lo anula

Análisis jurídico de la explotación de datos de las aplicaciones móviles

Teoría del Mosaico y Data Mining: Análisis jurídico del estado actual en comparativa con la Theory modular data privacy

Retos futuros de la protección de datos respecto la robótica y la inteligencia artificial.


Opiniones

Pedro Meneses Pinar

"Muy interesante y valioso pues no hay mucho escrito sobre la Teoría del Mosaico con el enfoque legal."

A 0 personas les ha parecido útil esta opinión


Gloria Villaseñor Aguilar

"Es un libro bien documentado, con información muy fácil de entender y completa, me encantó su diseño, muchas gracias."

A 1 personas les ha parecido útil esta opinión


Gloria Villaseñor Aguilar

"Es un libro bien documentado, con información muy fácil de entender y completa, me encantó su diseño, muchas gracias."

A 1 personas les ha parecido útil esta opinión


Pedro Meneses Pinar

"Muy interesante y valioso pues no hay mucho escrito sobre la Teoría del Mosaico con el enfoque legal."

A 0 personas les ha parecido útil esta opinión


¿Necesitas ayuda?

8.30 - 19:00 (L-V) clientes@lefebvre.es

Envío gratuito

a partir de 30€

(aplicable a Península y Baleares)

Garantía de devolución hasta

2 meses

(15 días para producto electrónico)

Ver condiciones