Publicadas las normas que establecen el contenido del informe de sostenibilidad

Autor: Lefebvre Publicadas las normas que establecen el contenido del informe de sostenibilidad

La Directiva europea 2022/2464, de 14 de diciembre de 2022, conocida como “CSRD”, refuerza las obligaciones de transparencia de las empresas al obligarlas a publicar y disponer de información certificada sobre sostenibilidad en materia medioambiental, social y de gobernanza.

Esta información sobre sostenibilidad tendrá que incluirse en una sección específica del informe de gestión y deberá cumplir las normas europeas estandarizadas, conocidas como “ESRS” (European Sustainability Reporting Standard) establecidas por actos delegados.

Se han publicado las normas aplicables a las empresas sea cual sea su sector de actividad (conocidas como normas “universales” o “no sectoriales”) (Reg. Delegado UE 2023/2772 de 31-7-2023).

Se aplican a los ejercicios financieros que comiencen el 1 de enero de 2024 para las primeras empresas sujetas a la obligación de elaborar un informe de sostenibilidad, con una primera publicación en 2025 (Reg. Delegado UE 2023/2772 art. 2). Se trata de las empresas cotizadas en un mercado regulado que sean grandes empresas con un número medio de empleados superior a 500, o que sean sociedades matrices de un gran grupo que supere este umbral en base consolidada; posteriormente, las grandes empresas y las sociedades matrices de grandes grupos, incluidas las sociedades por acciones simplificadas y las sociedades de responsabilidad limitada, así como las pequeñas y medianas empresas cotizadas y determinadas empresas de terceros países, deberán elaborar memorias de sostenibilidad con arreglo a un calendario progresivo.

Los umbrales para las empresas y grupos que cumplen los requisitos acaban de ser elevados por una directiva europea delegada. El efecto de este cambio será reducir el número de empresas obligadas a aplicar estas normas.

Arquitectura de las normas

El Reglamento Delegado UE 2023/2772 comprende 12 normas, incluidas dos normas transversales que establecen los principios fundamentales y la información general que debe incluirse en la memoria de sostenibilidad y 10 normas temáticas que abarcan el medio ambiente, la información social y la gobernanza. Estas normas se estructuran en temas, subtemas y subsubtemas y contienen “requisitos de publicación”, desglosados en “puntos de datos” y complementados por “requisitos de aplicación”.

La norma ESRS 1 (NEIS 1 en castellano) no determina la información que debe publicarse, sino que establece los principios generales que deben aplicarse en la preparación y presentación de la información sobre sostenibilidad (en particular, su estructura en cuatro partes: ESRS 1 § 115 y apéndices D y F). También contiene una lista de “cuestiones de sostenibilidad”, que abarca todos los temas, subtemas y subsubtemas que las empresas deben tener en cuenta en su “evaluación de materialidad” (ESRS 1 § 27 y apéndice A-AR 16; sobre esta evaluación, véase el nº 5 y siguientes). La ESRS 2 (NEIS 2) exige la publicación de información transversal.

Las otras diez normas complementan estos requisitos exigiendo la publicación de información adicional:

  • las normas medioambientales (E) se dividen en cinco temas: cambio climático (E1), contaminación (E2), recursos acuáticos y marinos (E3), biodiversidad y ecosistemas (E4), uso de recursos y economía circular (E5). Cabe señalar que la información medioambiental también debe incluir, de forma claramente identificable, la exigida por el Reglamento Europeo 2020/852 de 18 de junio de 2020 (Reglamento “Taxonomía”) y sus actos delegados (ESRS 1 § 113);
  • las normas sociales (S) cubren la mano de obra de la empresa (S1), los trabajadores de la cadena de valor (S2), las comunidades afectadas (S3) y los consumidores y usuarios finales (S4);
  • la norma sobre “conducta empresarial” (G1) prevé la publicación de información sobre medidas anticorrupción, ética, prácticas de pago a proveedores, etc.

Estas normas temáticas establecen requisitos de publicación que complementan la información transversal prevista en la norma ESRS 2, así como requisitos específicos en los siguientes ámbitos: gobernanza, estrategia, gestión del impacto, riesgos y oportunidades, métricas y objetivos (es decir, medición del rendimiento mediante indicadores y objetivos).

Doble materialidad y contenido del informe

Un elemento clave de estas normas es la evaluación de la doble materialidad, que consiste en que cada empresa identifique cuáles de las cuestiones de sostenibilidad cubiertas por el ESRS son materiales para su propia situación y la de su cadena de valor. En la memoria de sostenibilidad sólo debe incluirse información sobre las cuestiones de sostenibilidad consideradas materiales (ESRS 1 § 2, § 25 f. y Apéndice D).

Para evaluar si una cuestión de sostenibilidad es material, la empresa deberá evaluarla desde las dos perspectivas siguientes (ESRS 1 § 37 f.):

  • el impacto de las actividades de la empresa y de las empresas de su cadena de valor sobre la población o el medio ambiente, si este impacto es positivo o negativo, y si es a corto, medio o largo plazo (“importancia desde el punto de vista del impacto”) ;
  • los riesgos y oportunidades que la cuestión de sostenibilidad crea para la empresa en términos de su posición financiera, rendimiento financiero, flujos de caja, acceso a la financiación o coste del capital a corto, medio o largo plazo (“importancia relativa financiera” o “importancia relativa de los riesgos y oportunidades”).

Una cuestión de sostenibilidad cumple la doble prueba de importancia si es material desde una perspectiva de impacto o desde una perspectiva de riesgos y oportunidades o desde ambas (ESRS 1 § 28).

Sobre las cuestiones de sostenibilidad significativas que haya identificado, la empresa tendrá que incluir en su informe de sostenibilidad la información exigida por las normas ESRS, pero sólo cuando esta información sea en sí misma relevante, es decir, cuando sea de interés para describir o explicar la cuestión o responda a las necesidades de los usuarios (inversores, prestamistas, socios, organizaciones sindicales, etc.) (ESRS 1 § 31). En otras palabras, la evaluación de la materialidad de las cuestiones de sostenibilidad se complementa con un segundo análisis que se centra en la pertinencia de cada una de las revelaciones exigidas por las normas relativas a esa cuestión. Las empresas deben describir el proceso utilizado para identificar la información que debe incluirse en su informe de sostenibilidad (ESRS 1 § 29 y ESRS 2 § 51 y siguientes).

Sin embargo, como excepción, las empresas deben publicar toda la información general exigida por la NERS 2 sin poder excluir ninguna información que no consideren importante (NERS 1 § 29). Algunas otras informaciones son obligatorias (por ejemplo, la conclusión de la doble evaluación de materialidad sobre el cambio climático, un cuadro recapitulativo de las informaciones que los agentes financieros necesitan para cumplir con sus propias obligaciones de transparencia en virtud del Reglamento 2019/2088, de 27 de noviembre de 2019, conocido como “SFDR”, o, sobre los temas considerados materiales, las informaciones relativas a las políticas, acciones y objetivos).

Si una empresa considera que un impacto, riesgo u oportunidad no está suficientemente cubierto por el ESRS pero es material debido a sus propias circunstancias, debe revelarlo en el informe de sostenibilidad (ESRS 1 § 11). Por otro lado, las empresas no están obligadas a revelar información “clasificada” o “sensible” que pueda afectar a determinados intereses (ESRS 1 § 105 y siguientes). Otro punto importante es que la información sobre sostenibilidad de una empresa debe completarse con datos relativos a su cadena de valor, es decir, sus relaciones comerciales ascendentes y descendentes (ESRS 1 § 63 y siguientes).

Para facilitar la aplicación de estas normas, el EFRAG (European Financial Reporting Advisory Group), que las inició en nombre de la Comisión Europea, ha anunciado que publicará dos guías, una sobre la doble materialidad y otra sobre la cadena de valor. Los borradores de las guías, actualizados el 22 de diciembre de 2023, pueden consultarse en línea (borradores EFRAG IG 1 y 2 sobre el análisis de materialidad y sobre la cadena de valor). El 25 de octubre de 2023, el EFRAG también publicó un proyecto de archivo Excel (sujeto a cambios) que contiene una lista exhaustiva de puntos de datos del ESRS, así como una nota explicativa, y creó una plataforma para formular preguntas. Por su parte, la Comisión Europea ha publicado un documento de preguntas frecuentes sobre las normas.

Carácter progresivo de las obligaciones

Se han introducido varias medidas transitorias para dar tiempo a las empresas a adaptarse a los nuevos requisitos (ESRS 1 § 130 y siguientes). En concreto, la publicación de muchos datos por parte de las empresas con menos de 750 empleados (por ejemplo, las emisiones de gases de efecto invernadero de alcance 3) se pospone uno o dos años, según los casos; estas medidas se resumen en el apéndice C del ESRS 1.

Además, durante los tres primeros años, se permite a las empresas omitir los datos sobre su cadena de valor que no estén disponibles, explicando los esfuerzos realizados para obtenerlos (ESRS 1 § 132 f.).

Un sistema que seguirá desarrollándose

Otro reglamento delegado europeo, con fecha límite el 30 de junio de 2024, determinará normas proporcionadas para las pequeñas y medianas empresas sujetas a la obligación de elaborar un informe de sostenibilidad (Dir. UE 2013/34 art. 29 quater de Dir. UE 2022/2464). Además, otros dos reglamentos delegados deberán determinar, por un lado, las normas aplicables por sector de actividad y, por otro, las normas aplicables a las empresas de terceros países. La directiva CSRD preveía la adopción de estos actos antes del 30 de junio de 2024, pero la Comisión Europea ha propuesto aplazar su adopción dos años (Comunicación CE Com [2023] 596 de 17-10-2023).

Aunque no están sujetas a la directiva CSRD, las pequeñas y medianas empresas que no cotizan en un mercado regulado también se verán afectadas por las obligaciones de información, ya que es probable que reciban solicitudes de información de otras empresas para la elaboración de sus propios informes; deberían elaborarse normas opcionales más sencillas para que puedan responder.

Descubre más información de interés en este vídeo
Miniatura vídeo

Cumplimenta el formulario para visualizar el contenido

OBRA DESTACADA
ALERTAS
Suscripción a newsletter

Mantente al día de todo lo relacionado con ESG: noticias, guías, informes sectoriales, ebooks, webinars y mucho más

NOTICIAS RELACIONADAS

ESRS o normas voluntarias para PYMES

ESRS o normas voluntarias para PYMES

El EFRAG lanza dos consultas públicas sobre los proyectos de normas para la elaboración de informes de sostenibilidad por parte de las PYME.

06-02-2024